CONTACTO | PUBLICIDAD | TRANSLATE
Martes, 25 de Septiembre de 2018
El TIEMPO

COLABORAN

VIDEOS

VER MAS VIDEOS

GALERIAS

VER MAS FOTOS

REDES

                                   Mal, no:muy mal

Mal, no:muy mal

Por Gabriel Gómez Cano | 11/09/2018
 
El último pleno, de carácter extraordinario, celebrado por la Corporación Municipal de Laredo,  ha sido el fiel reflejo de una situación caótica que requiere de nuevos tiempos, porque la solución, ahora,  parece imposible. El Equipo gobernante,  como sucede en los partidos de fútbol, cuando los goles entran  escandalosamente en la portería de uno de los contendientes, estará impaciente y deseoso  en que se produzca el pitido final, es decir, mayo de 2019.
Parece evidente que los desencuentros entre el Grupo de Gobierno y la oposición irán a más a medida que se acerca el período de elecciones,  con futuribles y  agrias controversias  y dejando  sin resolver una serie de cuestiones importantes para el futuro del municipio, entre ellas la rehabilitación de la Puebla Vieja y los acondicionamientos de  diversos barrios  del municipio, amén de la piscina  municipal, cerrada prácticamente desde que se inició este mandato municipal.  Las actuaciones de última  hora suelen ser improvisadas  y de poco recorrido, porque, ya, estamos  a falta de tiempo. En períodos  de elecciones, el curso prácticamente acaba   con el año, es decir,  en este caso el 31 de  diciembre de 2018.
Por si esto fuera poco- la parálisis municipal-  están pendientes de resolver  asuntos vidriosos y muy difíciles de solventar   para quienes  los manejan;  que vienen del pasado, como son la sentencia de demolición  de una parte del Edificio Tenis; las sentencias anulatorias de la revisión del Plan General de  Ordenación urbana,  además de hacerse necesaria una solución  a la deuda de Proinasa por la conocida sentencia sobre la permuta  realizada en su día por el Ayuntamiento pejino con esta promotora. Muchas cosas y complicadas para que  las solucione un Equipo de Gobierno en miniatura con muchos frentes abiertos  y sin capacidad de reacción.
La falta de diálogo  ha sido el detonante de la  situación de estancamiento  que sufre en estos momentos la villa pejina, pero, hay que tener en cuenta, en este tipo de cosas, que la máxima responsabilidad  es siempre  de quien Gobierna. El camino del consenso es a veces tortuoso y difícil, pero hay que tener, preferentemente, talante  y ganas de dialogar. Y aquí no ha  habido ni talante, ni ganas. Quien quiere atraer  a la oposición, que sí ha aprobado propuestas,  lo hace   desde la intensa convocatoria de reuniones,  a base de mucho trabajo, con la cintura política  en permanente predisposición   para ceder en determinados  momentos y el convencimiento  de que se puede llegar al acuerdo  y que el consenso es necesario.
Quien ha asistido  habitualmente a los Plenos de Laredo conoce perfectamente los broncos y agrios debates entre una y otra parte, pero, insisto y digo,  que, quien debe dulcificar, porque tiene la mayor responsabilidad, es el Equipo de Gobierno y no meter más gasolina al fuego, como con   harta frecuencia hace la  responsable de la Portavocía de Gobierno y de Grupo. Llegados a este punto, debe decirse que el Equipo de Gobierno ha acumulado un nuevo fracaso, al ya de por sí, evidente, de falta de gestión, con un alcalde que, quizás, pueda triunfar  en otras facetas profesionales de la vida, pero, desde luego, en política, no. Vamos, ni de lejos.
Posiblemente, la explicación de todo esté en los antecedentes de este Gobierno, consecuencia  de la hegemonía hasta no hace  mucho en el PSOE local de Juan Ramón López  Revuelta, padre del actual alcalde y de la Portavoz del Grupo, y quien estando fuera  del propio partido socialista, suspendido de militancia por su imputación en el caso de “La Loma” en Castro Urdiales, lleva la voz cantante como es público y notorio. Es, además, un fuerte defensor del presidencialismo de las Corporaciones locales, nostálgico de su época de alcalde, pero aquí eso  no funciona, ni funcionará. Un ejercicio entero sin presupuestos a base de modificaciones de crédito.
De las tres modificaciones  de crédito  abordadas en la  última sesión se aprobaron dos “porque los ciudadanos no tienen culpa de sus errores y de su falta de capacidad de trabajo” como argumento generalizado de la oposición, que censuró  agriamente  al Equipo de Gobierno, sin que faltaran irónicas sonrisas  por la ineficacia  de los que mandan.
Al final,   el Pleno terminó como el rosario de la Aurora, producto del clima de enfrentamiento. El ex alcalde Ángel Vega llamando caradura al alcalde, porque  éste había salido en defensa del Consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes,  al que, durante la sesión, en expresión desafortunada, Vega había calificado de “maleducado”, por no haber contestado a la petición de reunión de los populares a propósito de la situación de la cerrada piscina municipal.
 
OTROS ARTICULOS DE ESTE AUTORVer todos
¿QUIERES RECIBIR LAS NOTICIAS EN TU EMAIL? ¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

ACERCA DE

EL ECO REGIONAL
Telefono 673685032

informativosdiariodigital@gmail.com

Este sitio ha sido optimizado para Firefox e
IE 7 o superior. Conforme con:
HTML | CSS 3.0 | W3C WAI - AA