CONTACTO | PUBLICIDAD | TRANSLATE
                    Cuando la institución dijo no

Cuando la institución dijo no

Por Alex Maccione | 07/02/2013

 

 
El pueblo de Laredo ha dicho no a la  decisión del Gobierno de Cantabria de emplazar  unas instalaciones  hosteleras en el muro sur del muelle de Laredo en boca de sus  representantes políticos y por holgada mayoría. El acuerdo definitivo es lo más  destacable de  un asunto  que se embrolló de tal forma durante el Pleno que, al final, posiblemente por la torpeza política de algunos portavoces o porque no estudian de verdad  los temas a tratar, se fueron  casi todos por los cerros de Úbeda  y no se sabía  si se estaba debatiendo sobre el botellón o sobre el emplazamiento  de este tipo de instalaciones hosteleras en el marco del puerto de Laredo.
Ahí estuvo fino el portavoz regionalista Pedro Diego, -y también enérgico-, porque además de quejarse del desaíre del consejero  de Obras Públicas del Gobierno de Cantabria Francisco Rodríguez Argüeso  de no tener la delicadeza y tacto político de avisar al alcalde en funciones(en ese momento el propio Diego) de su visita al puerto para contactar con las empresas que siguen trabajando en la lonja y nueva Cofradía(visita privada para el señor Arenas, con una cara que no la pinta ni Velázquez), puso los puntos sobre las íes  al recordar a sus compañeros de Corporación   de qué se estaba hablando y la importancia que ello tenía para  el propio puerto y su relación con la  expansión turística de la localidad.
El asunto central del debate era el emplazamiento  de este tipo de instalaciones hosteleras   y el futuro desarrollo  de toda la zona portuaria. Nada más y nada menos. Doce mil metros cuadrados de extensión  en superficie para este tipo de explotaciones que están muertos de risa, mientras este Gobierno del Partido Popular  rema para otra parte, con el apoyo y asentimiento de sus compañeros de filas en Laredo como se puso de manifiesto en este último Pleno. Y es que los populares pejinos   se reafirmaron en apoyar este emplazamiento por activa y por pasiva, centrando todas sus expectativas  en los proyectos presentados por las tres empresas que  han acudido  a la licitación publicada en el BOC por el propio Ejecutivo de Ignacio Diego. ¿Qué tendrán que ver  los diseños y la calidad de las instalaciones con su lugar de asentamiento que es de lo que se estaba tratando?.
La moción de IU  aprobada por el Plenario fue acertada en  su presentación, porque, recogiendo el sentir  de un sector de la población  directamente afectado por la decisión de Puertos de Cantabria, planteaba el tema de cara: no a esa ubicación, porque existen alternativas y una zona creada para ese fin. Y sí es  práctica y no teórica, porque el Gobierno Regional  podrá hacer lo que le venga en gana, pero ya saben que tienen en contra a la  institución que  ya  se ha posicionado abiertamente. Llegados a este punto, tiene  razón también el señor Pedro Diego, cuando dice que  es un tema de voluntad política el futuro del puerto  y que se merece “otra deferencia” por parte de quienes  nos gobiernan en Cantabria. 
La iniciativa de IPDL, que quizás sirvió de liebre mecánica para engarzar  directamente con el meollo de la cuestión aunque algunos(duros de mollera) no lo entendieron y seguían con el botellón, sí era teórica porque hablar en este Ayuntamiento de Comisiones de Seguimiento o similares es como  perder el tiempo, por cuanto experiencias frustradas están todavía recientes, caso de la comisión para  la creación   de un Pabellón de Deportes Náuticos conformada  en el anterior mandato municipal que duermen el sueño de los justos.
Sí extrañó que  nadie sacara a colación las promesas del Partido Popular de Laredo, plasmados en programa electoral,  con respecto a sus exigencias ante el Gobierno de Cantabria  de desarrollo de los famosos doce mil metros cuadrados destinados a infraestructuras y equipamientos de hostelería en el propio Puerto(a pocos metros de la playa, señor alcalde) o esa misma promesa del pabellón de Deportes Náuticos del que fue principal adalid el señor Arenas y de la que ahora no se habla nada de nada.
Las discrepancias entre populares y regionalistas fueron tan claras en este punto y en otros muchos de la sesión que al señor Arenas no le quedó otro remedio que  improvisar sobre la marcha  para afirmar, sin que nadie se lo hubiera preguntado, que el Equipo de Gobierno(PP-PRC)  funciona de maravilla y que  esto de que unos voten so y otros burra enriquece, que ello es fruto de la pluralidad y que en la consecución de  objetivos se está trabajando bien.
Al  señor Arenas  le diremos  que este es un matrimonio de conveniencia, porque no existe otra alternativa de Gobierno  en este momento, pero que diferencias haberlas haylas. La cohabitación entre populares y regionalistas en el Gobierno local  atraviesa por unos momentos delicados a tenor de las discrepancias existentes en temas  como  la permanencia o no en la Federación de Municipios de Cantabria, la supresión del Fondo de Cooperación Local o  la ya citada sobre el desarrollo  de la zona  de ocio y hostelera del puerto, además de otras cuestiones de mayor o menor calado y muchas de carácter ideológico  o relativas a las decisiones que el Gobierno de Madrid toma y que únicamente defienden los suyos.
La solución, nunca deseable por lo traumática  que de hecho es,  pudiera pasar por un Gobierno alternativo  al Popular que lógicamente debe tener como referencia  necesaria al PRC   que con  el PSOE(cinco)  e IPd L(2) sumarían diez votos(uno más de los necesarios)   para desbancar a Ángel Vega como alcalde, porque al edil de Izquierda Unida, Juan Carlos Vada,  siendo el opositor más firme y preclaro que tiene este Gobierno actual no le vemos   en estos berenjenales. Sin embargo, llegados a ese extremo,  nos encontramos con un escollo insalvable que tiene nombre y apellidos: Juan Ramón López Revuelta, y no sólo por el rechazo que entre los regionalistas suscita el exalcalde del PSOE, sino también porque un pacto con él  resultaría políticamente  muy arriesgado, máxime en los tiempos que corren.
Otra posibilidad, sería que  el Partido Popular gobernase en solitario, si las discrepancias se  acentuasen, algo nunca descartable porque ya  los populares dejaron en la estacada  al PRC en el anterior mandato municipal cuando únicamente habían trascurrido unos catorce meses de las elecciones municipales. 
Y una última alternativa,   que desde luego no queremos  ni que se  nos pase por la cabeza, y siempre descartable y desechable, que  es aquella que incluya a algún/a   tránsfuga  en la operación cambio, quizás molesto/a  por su situación en el Gobierno municipal a tenor de la importante tasa de desempleo que existe en el país, la suya incluida. Es mera  ciencia-ficción, una broma. Saludos desde el Monte.
 
 
OTROS ARTICULOS DE ESTE AUTORVer todos
¿QUIERES RECIBIR LAS NOTICIAS EN TU EMAIL? ¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

ACERCA DE

EL ECO REGIONAL
Telefono 696 53 03 45

informativosdiariodigital@gmail.com

Este sitio ha sido optimizado para Firefox e
IE 7 o superior. Conforme con:
HTML | CSS 3.0 | W3C WAI - AA