CONTACTO | PUBLICIDAD | TRANSLATE
Domingo, 23 de Septiembre de 2018
El TIEMPO

El Hospital de Laredo consigue la acreditación del programa IHAN de Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia

Se realizaron modificaciones sustanciales en el plan después del último trámite de información pública

LAREDO / Gabriel Gómez Cano | 28/06/2018

El Hospital Comarcal de Laredo ha pasado estos días a formar parte del grupo de centros sanitarios que han conseguido el certificado internacional de acreditación El Hospital Comarcal de Laredo ha pasado estos días a formar parte del grupo de centros sanitarios que han conseguido el certificado internacional de acreditación del programa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN), tras superar todas las fases exigidas.

Se trata de una iniciativa creada en 1991 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promocionen y apoyen la maternidad, la lactancia materna desde el nacimiento y el contacto ‘piel con piel’.

En España sólo hay 16 hospitales más con esta acreditación, mientras que otros, incluido el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), han dado ya los primeros pasos para su obtención y se encuentran en diferentes fases de acreditación.

El certificado IHAM significa que en el centro acreditado se permite a las madres la elección informada de cómo alimentar a sus recién nacidos. Además, se apoya el inicio precoz de la lactancia materna, promoviendo su exclusividad en los 6 primeros meses de vida y se integra la humanización en la atención a la madre y al bebe tanto en el nacimiento como en estadios posteriores.

Para el director del Hospital de Laredo, Ander Larrazabal, “conseguir esta acreditación es un proceso complejo que exige el cumplimiento de unos requisitos estructurados en 10 pasos, que involucra a todo el personal del centro y que precisa una apuesta estratégica firme por parte de la dirección del centro y del resto de autoridades sanitarias”.

“Laredo se ha convertido en un referente de todo el norte de España en el fomento de una maternidad consciente, respetuosa e informada” ha dicho Larrazabal, lo que ha permitido que Laredo “supere con éxito el arduo sistema de evaluación que realizan auditores externos de la calidad asistencial que reciben las madres lactantes en Laredo, al igual que en el resto de hospitales y maternidades de todo el mundo”.

La certificación IHAN exige una revisión periódica de las condiciones y un esfuerzo continuo para mantener las buenas prácticas, para que cada hospital acreditado siga cumpliendo todos los requisitos y preste una asistencia de la máxima calidad. Los hospitales IHAN deben trabajar con el método de gestión de la calidad PDCA (planear, hacer, comprobar, analizar) en un ciclo de mejora continua.

Diez pasos para la acreditación definitiva

Para facilitar el trabajo a los centros sanitarios, el programa IHAN plantea un sistema de acreditación por fases que implica un cambio estructural en las rutinas organizativas de hospitales y maternidades, formación de los profesionales implicados y establecer protocolos de actuación concretos.

El primer paso establece que el centro debe disponer de normativa escrita de lactancia que se ponga en conocimiento de todo el personal de forma sistemática, que deberá, como segundo requisito, estar perfectamente capacitado para poner en práctica dicha normativa e informar a todas las embarazadas acerca de los beneficios que ofrece la lactancia materna y cómo ponerla en práctica.

El cuarto estadio implica ayudar a las madres a iniciar la lactancia en la media hora siguiente al parto, para lo que es imprescindible colocar a los bebés en contacto piel con piel con sus madres inmediatamente después el parto, al menos una hora, así como enseñarlas a reconocer cuando sus bebés están listos para amamantar.

Establece el protocolo de acreditación que también es necesario enseñar a las madres cómo amamantar y cómo mantener la lactancia, incluso si tienen que separarse de sus hijos; permitir que madre y recién nacido permanezcan juntos las 24 horas del día y alentar a las progenitoras a que amamanten a demanda.

Además, los hospitales IHAN se comprometen a no dar a los recién nacidos otro alimento o bebida que no sea leche materna, a no ser que esté médicamente indicado, ni ofrecer a los niños alimentados al pecho biberones, tetinas o chupetes.

Por último, se debe fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia natural, procurar que las madres se pongan en contacto con ellos y ofrecer recursos de apoyo en su área de residencia.

 

Además, un hospital IHAN debe cumplir con el Código Internacional de comercialización de sucedáneos de lecha materna; ofrecer una asistencia al parto acorde con la Estrategia de Atención al Parto Normal del Sistema Nacional de Salud (SNS); y proporcionar información de calidad y apoyo a las madres que decidan no amamantar.del programa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN), tras superar todas las fases exigidas.

Se trata de una iniciativa creada en 1991 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que protejan, promocionen y apoyen la maternidad, la lactancia materna desde el nacimiento y el contacto ‘piel con piel’.

En España sólo hay 16 hospitales más con esta acreditación, mientras que otros, incluido el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), han dado ya los primeros pasos para su obtención y se encuentran en diferentes fases de acreditación.

El certificado IHAM significa que en el centro acreditado se permite a las madres la elección informada de cómo alimentar a sus recién nacidos. Además, se apoya el inicio precoz de la lactancia materna, promoviendo su exclusividad en los 6 primeros meses de vida y se integra la humanización en la atención a la madre y al bebe tanto en el nacimiento como en estadios posteriores.

Para el director del Hospital de Laredo, Ander Larrazabal, “conseguir esta acreditación es un proceso complejo que exige el cumplimiento de unos requisitos estructurados en 10 pasos, que involucra a todo el personal del centro y que precisa una apuesta estratégica firme por parte de la dirección del centro y del resto de autoridades sanitarias”.

“Laredo se ha convertido en un referente de todo el norte de España en el fomento de una maternidad consciente, respetuosa e informada” ha dicho Larrazabal, lo que ha permitido que Laredo “supere con éxito el arduo sistema de evaluación que realizan auditores externos de la calidad asistencial que reciben las madres lactantes en Laredo, al igual que en el resto de hospitales y maternidades de todo el mundo”.

La certificación IHAN exige una revisión periódica de las condiciones y un esfuerzo continuo para mantener las buenas prácticas, para que cada hospital acreditado siga cumpliendo todos los requisitos y preste una asistencia de la máxima calidad. Los hospitales IHAN deben trabajar con el método de gestión de la calidad PDCA (planear, hacer, comprobar, analizar) en un ciclo de mejora continua.

Diez pasos para la acreditación definitiva

Para facilitar el trabajo a los centros sanitarios, el programa IHAN plantea un sistema de acreditación por fases que implica un cambio estructural en las rutinas organizativas de hospitales y maternidades, formación de los profesionales implicados y establecer protocolos de actuación concretos.

El primer paso establece que el centro debe disponer de normativa escrita de lactancia que se ponga en conocimiento de todo el personal de forma sistemática, que deberá, como segundo requisito, estar perfectamente capacitado para poner en práctica dicha normativa e informar a todas las embarazadas acerca de los beneficios que ofrece la lactancia materna y cómo ponerla en práctica.

El cuarto estadio implica ayudar a las madres a iniciar la lactancia en la media hora siguiente al parto, para lo que es imprescindible colocar a los bebés en contacto piel con piel con sus madres inmediatamente después el parto, al menos una hora, así como enseñarlas a reconocer cuando sus bebés están listos para amamantar.

Establece el protocolo de acreditación que también es necesario enseñar a las madres cómo amamantar y cómo mantener la lactancia, incluso si tienen que separarse de sus hijos; permitir que madre y recién nacido permanezcan juntos las 24 horas del día y alentar a las progenitoras a que amamanten a demanda.

Además, los hospitales IHAN se comprometen a no dar a los recién nacidos otro alimento o bebida que no sea leche materna, a no ser que esté médicamente indicado, ni ofrecer a los niños alimentados al pecho biberones, tetinas o chupetes.

Por último, se debe fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia natural, procurar que las madres se pongan en contacto con ellos y ofrecer recursos de apoyo en su área de residencia.

Además, un hospital IHAN debe cumplir con el Código Internacional de comercialización de sucedáneos de lecha materna; ofrecer una asistencia al parto acorde con la Estrategia de Atención al Parto Normal del Sistema Nacional de Salud (SNS); y proporcionar información de calidad y apoyo a las madres que decidan no amamantar.

¿QUIERES RECIBIR LAS NOTICIAS EN TU EMAIL? ¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN!

ACERCA DE

EL ECO REGIONAL
Telefono 673685032

informativosdiariodigital@gmail.com

Este sitio ha sido optimizado para Firefox e
IE 7 o superior. Conforme con:
HTML | CSS 3.0 | W3C WAI - AA